Última saga actualizada 10/10/2017

Saga Sargento Carmelo Domínguez de Fernando Roye

martes, 25 de julio de 2017

La dama del lago de Raymond Chandler

Sinopsis:

La dama del lago (1943), cuarta novela publicada por Raymond Chandler (1888-1959), fue una de sus obras de mayor éxito de público.
Situada de forma estrictamente contemporánea, durante la Segunda Guerra Mundial, la acción, que desencadena la desaparición de una mujer, se desarrolla a caballo entre Los Ángeles y las montañas próximas a la ciudad. A diferencia de lo que ocurre en otras novelas de Chandler, como El sueño eterno o Adiós muñeca, en esta ocasión Marlowe no se ve mezclado con millonarios, mujeres explosivas o individuos de ocupaciones sospechosas, sino con personajes corrientes cuya condición, sin embargo, no los exime de la sujeción a las pasiones, la corrupción y el crimen.

Opinión:

Para hablar sobre este escritor, creo que lo primero sería indicar que detalles son los que más me han llamado la atención, detalles que considero que convierten sus novelas en lecturas con el éxito asegurado.

Las descripciones, son el punto fuerte en la escritura de Raymond Chandler.
Escenas, ambientes, escenarios y personajes, logran transmitir al lector hasta el más mínimo de los detalles.
Con ellas nos transporta a la época, concretamente a 1943, a un momento cargado de pesimismo, de decadencia maquillada y con la II Guerra mundial como telón de fondo.

Respecto a las descripciones de los personajes, debo decir que resultan soberbias, no solo nos muestran su aspecto, su exterior, sino que consiguen captar su profundidad psicológica, lo que los convierte en personajes totalmente reales y convincentes, elementos la mayor parte de ellos, de una sociedad corrupta.

Los diálogos, son otro elemento a tener en cuenta y que complementa las completas descripciones.
Son contundentes, espontáneos, y con un lenguaje que se adapta a las situaciones y a cada uno de los personajes, e incluso en muchas ocasiones dotan a la escena de un sobresaliente sarcasmo o humor negro.

"El botones era alto, delgado y amarillento; no era muy joven; su frialdad era tanta que parecía un trozo de pollo en gelatina"

La novela la componen cuarenta capítulos, bastante breves.
Philip Marlow, es el encargado de introducirnos en la historia, el será el protagonista y al mismo tiempo el narrador, que haciendo uso de la primera persona, nos irá detallando todos los avances del caso para el que ha sido contratado.

Al comienzo sabemos que el detective se encuentra ante un caso de desaparición, algo sencillo a simple vista, pero que irá complicándose según se vayan descubriendo detalles y añadiendo personajes a la trama.
Todos los personajes, se caracterizan por estar demasiado estereotipados; oscuros, con pasados poco claros, porque hay que decir que desconocemos todo dato del pasado hasta del propio Marlowe.
Las mujeres tienen un aire de Femme Fatale que las persigue; los policías son corruptos y violentos, aunque siempre aparece alguno que rompe esa regla por su honestidad; detalles, todos estos muy importantes, porque sin ellos no tendríamos ese toque decadente y peligroso en el ambiente que rodea al detective.

Marlowe es un personaje duro aunque de actitud serena y paciente, no suele perder los nervios y prefiere hacer uso del lenguaje irónico antes que de la violencia.
Es fumador, consumidor habitual de Whisky y admirador de las mujeres bellas, y ese es otro punto fuerte de esta historia; porque los personajes femeninos, aunque Marlowe sea el protagonista indiscutible, son las que llevan el peso de todo el argumento.
Ya os he hecho en el párrafo anterior una breve descripción de ellas, pero he omitido a propósito que son la clave en la historia, suponen un desafío para todos los personajes masculinos que aparecen, incluido el duro de Marlowe.

Creo que es una excelente novela, autoconclusiva, cortita, entretenida, cargada de giros inesperados y sobre todo, indispensable para los amantes del género negro, y de los argumentos, donde nada termina siendo lo que parece...

También mencionaros que hay una película del mismo título estrenada en 1947, dirigida y protagonizada por  Robert Montgomery, teniendo como partener a Audrey Totter.

El film se basa en el libro, pero existen bastantes diferencias con él, y aunque no ha sido totalmente de mi agrado, sí hay que decir que tiene detalles muy interesantes para los amantes del cine.
Es la primera película grabada con la técnica de la cámara subjetiva, algo que actualmente estamos muy acostumbrados a ver por los videojuegos. ¿Y qué es? pues simplemente un ilusionismo, donde parece que los espectadores somos el protagonista, Marlowe.
El efecto consiste en grabar la película como si nosotros llevásemos la cámara colgada. Solo oiremos la voz de Marlowe y veremos sus manos, salvo claro está, que le veamos reflejado en un espejo como en la imagen.

Otro detalle que no podemos perdernos es la sobreactuación de los personajes, algo lógico, ya que nosotros somos Marlowe y toda nuestra atención recae sobre los gestos del resto del reparto.


lunes, 17 de julio de 2017

No volveré a tener miedo de Pablo Rivero

Sinopsis:

La madrugada del 9 de abril de 1994 una familia es asesinada mientras duerme. El crimen conmociona a la sociedad española por la brutalidad de los hechos y porque es cometido a sangre fría por uno de sus miembros. Estos son sus últimos siete días de vida.
Tras una fuerte discusión, el padre abandona la casa familiar. Laura, la madre, arrepentida de haber sacado a la luz los secretos que con tanto esmero se esforzaban en esconder, tendrá que lidiar con los dos hijos que nunca quiso mientras encuentra la manera de hacerle volver. Raúl, el hijo mayor, obsesionado con el cine de terror, intenta huir de sus oscuras tentaciones a ritmo de canciones de Nirvana. Mientras que Mario, el pequeño, encuentra en la historia que le contó su hermano sobre un hombre que espera cada noche frente a su ventana, las claves para entender la ausencia paterna.
Pero, ¿qué tiene que ver ese hombre con el crimen que ocurrirá tan sólo siete días después? ¿Y con la desaparición del joven Jonathan García, acaecida hace un año en el mismo barrio?
Siete días en que cualquiera puede ser víctima o verdugo y en los que el miedo desaparecerá para siempre...

Opinión:

Vísteme despacio que tengo mucha prisa...

No volveré a tener miedo, es la ópera prima de Pablo Rivero, seguramente habréis oído hablar de él por su faceta de actor...
En lo que se refiere a esta novela, pues la verdad es que hay de todo, desde cosas buenas a algunos fallos que se habrían solventado de haber hecho una revisión sin prisas.


El argumento...

Nos transporta a la década de los noventa y las alusiones a ese periodo como videojuegos, cintas VHS, programas de televisión y películas, serán compañeros inseparables que respaldarán y crearán la ambientación adecuada para la trama.

Hay que decir, que el autor siembra la intriga desde el comienzo a pesar de que sabemos lo que va a ocurrir, pero en esa cuenta atrás, los lectores intentaremos averiguar un dato fundamental, quién será el autor de los hechos.

El ambiente es oscuro, depresivo e incluso en algunos momentos claustrofóbico, se masca la tragedia desde los primeros compases, y a ello contribuye la personalidad llevada al extremo de los protagonistas.
Todos ellos esconden algo, parecen sospechosos mostrando su lado más obsesivo y siniestro, obsesiones que terminan controlando o descontrolando sus vidas, según se mire.
En este punto hay que decir que el lector intenta ir por delante, beneficiarse de la ventaja que supone conocer de antemano el final. Eso le lleva a analizar detenidamente hasta el más ínfimo de los detalles, en un vano intento de averiguar quién será el asesino y quiénes las víctimas, porque reconozco que yo no fui capaz de reconocer al culpable.

Los personajes.

Así que comenzamos a analizar detalles y lo primero con lo que nos encontramos, es con una familia compuesta por cuatro miembros.
De puertas a fuera, son la familia perfecta, pero otra realidad es la que se esconde tras los muros de esa vivienda unifamiliar.
La violencia, los malos tratos, los abusos, las mentiras, son elementos fijos que consiguen incomodar al más frío de los lectores.

El padre, es al que menos conocemos; abandona la historia nada más empezar.
Es un personaje ausente y omnipresente al mismo tiempo, que deja su impronta en todos los personajes y rincones de esa burda imitación de hogar.

Laura, la madre, la cogí manía nada más comenzar.
Es una mujer que vive de las apariencias; tóxica y egoísta, una histérica que culpa a los demás de sus propios errores. Dependiente de su marido, odia a sus hijos hasta la extenuación, haciéndoles responsables de todo cuanto sucede a su alrededor, desde truncar su inexistente carrera como actriz a acaparar la atención del padre alejándolo de ella.

Raúl, es un adolescente solitario y asocial, con las hormonas en plena ebullición y obsesionado con la misteriosa desaparición de su amigo Jonathan, hace apenas un año. Este personaje tampoco me ha gustado, no he podido empatizar con él y me ha parecido al igual que la madre demasiado repetitivo...

Y por último llegamos a Mario, el elemento más débil de esta historia. Un niño de doce años carente de afecto que busca incesantemente un gesto de cariño y/o de atención.

Contenido.

La historia se divide en siete capítulos, los últimos siete días de esa familia, que como ya os he adelantado es una perturbadora cuenta atrás.
La prosa es ágil y sencilla, y el encargado de guiarnos por ella un narrador omnisciente que calla más de lo que cuenta.
La obra tiene un buen comienzo y la intriga se mantiene hasta el final, gracias a algunos elementos que Pablo Rivero va incorporando a la trama. La verdad es que la novela engancha y el final resulta inesperado, al menos para mí, aunque también hay algún detalle que se menciona a lo largo de la novela y queda suelto al concluir, sin concretar, creando un ligero vacío argumental al final.

Pero como mencioné también hay algunos fallos que deberían haberse revisado antes de lanzarse a publicar...

A la novela le hace falta una buena revisión en general, desde faltas de ortografía a un error en las fechas, donde bailan el asesinato de día.
No me parece serio encontrar un número tan elevado de errores en una novela, detalle que achaco a la editorial no al autor.
Quitando esto último, y tras una exhaustiva limpieza por parte de la editorial el argumento, podría pareceros entretenido...


martes, 11 de julio de 2017

Paranoia de Franck Thilliez

Sinopsis:

Ilan sigue sin recuperase de la pérdida de sus padres, fallecidos en extrañas circunstancias.
Una mañana reaparece en París Chloé, su expareja, quien le propone embarcarse en una aventura a la que no podrá negarse.
Nueve personas encerradas en un antiguo complejo psiquiátrico aislado en plena montaña.
De repente, una a una empiezan a desaparecer. Encuentran un primer cuerpo. Asesinado. Se desata la Paranoia.



Opinión:

Hoy voy a empezar hablando de la enfermedad mental que da nombre a este libro, porque creo que es la primera pista del juego que nos propone Franck Thilliez con esta lectura desconcertante.

El trastorno delirante o psicosis paranoica, es una enfermedad mental que se caracteriza por la aparición de ideas fijas, obsesivas y absurdas, basadas en hechos falsos o infundados, junto a una personalidad bien conservada, sin pérdida de la conciencia ni alucinaciones.

Con esta breve definición ya tenemos un indicio de lo que encontraremos, un thriller muy intenso, una auténtica paranoia, que nos arrastrará junto al protagonista a una especie de juego, como ya he indicado al comienzo, donde cuesta vislumbrar lo que es real de lo que es ficticio.
Ya os adelanto que es una historia de locura, que supera todo cuanto se pueda imaginar.

En el primer capítulo conocemos a Lucas Chardon, un joven que se encuentra ingresado en un psiquiátrico.
En esas primeras páginas somos testigos de la conversación que mantiene con su psiquiatra, en la cual al final, hará una confesión sorprendente.
Dice recordar con exactitud los acontecimientos que ocurrieron el día 22 de diciembre y también conocer la identidad del asesino de los ocho jugadores.

Tras esa declaración, nos encontramos con una pequeña narración retrospectiva que nos transporta a la mañana del día 23 de diciembre, justo al momento en que un helicóptero de la gendarmería nacional lleva a un par de oficiales hasta un refugio en el corazón de los Alpes.
Han recibido la llamada de urgencia de un guía, y éste dice haber encontrado los cuerpos de cinco hombres y tres mujeres asesinados.

De esta forma conocemos la trama sobre la que girará esta novela, solo nos queda conocer a otro personaje, al principal.
En el tercer capítulo nos encontramos con Ilan que acaba de despertarse de una pesadilla, tan escalofriante como realista, donde ve a un hombre ahorcarse con una sábana en el interior de un psiquiátrico.

A partir de este momento, los lectores entramos en la partida.
Nos enfrentamos a dos narraciones, cada una con un protagonista y nos vemos inmersos en un mundo donde el juego virtual se mezcla con el real, empujándonos a desconfiar de todo cuanto leemos.
Ilan empieza a ser víctima de sucesos difíciles de explicar, quizás demasiado casuales, que nos pondrán en alerta.
El autor va dejando pistas a lo largo del argumento; los personajes serán los protagonistas de un complicado juego de rol, con un gran premio final para el ganador, y los lectores, realmente nos enfrentaremos a una partida bastante más complicada, pues deberemos distinguir que parte del argumento es real.

La novela tiene un ritmo bastante intenso, una trama envolvente y giros que sorprenden, pero aún así, algo falla, hay momentos que son demasiado evidentes para el lector y que logran restar emoción a la trama.
El final lo vemos llegar con demasiada claridad, pero con este pormenor no estoy diciendo que la novela sea mala. A mí, tras dejarla reposar, me ha convencido.

Me ha resultado entretenida, con un suspense que te mantiene alerta y con algunos detalles, también dignos de alabar.

Creo que el punto fuerte de esta obra es la ambientación opresiva, que logra transmitirnos angustia con sus escenas inquietantes, y que me recuerda inevitablemente al juego de Silent Hill...
La forma de describir el psiquiátrico, el obligar a los protagonistas a tomar unos el papel de médicos y otros de pacientes, sin saber realmente que les va a ocurrir, es una sensación que incomoda.
La soledad que transmite el psiquiátrico, el conocer que los personajes están completamente aislados del mundo exterior e incluso, a oscuras la mayor parte del tiempo, son detalles que resultan inquietantes, y es precisamente esa atmósfera, la que buscamos los lectores cuando elegimos leer este tipo de obras.
Intentamos que nos sorprenda, que el autor nos lleve al límite y provoque reacciones en nosotros...
También debo añadir, que hay algún que otro rompecabezas, muy sencillo, al que nos lanzaremos a resolver sin pensárnoslo mucho, como éste que os pongo a continuación: II an 3r y que espero que os empuje a leer esta historia.

Sobre el final ya he comentado que resulta bastante predecible, pero aquí llega mi duda, ¿No será que Thilliez lo quería así, qué eso forma parte del juego? Darnos todas las pistas, estirar al máximo la intriga y al final, dejarnos noqueados por el complejo y elaborado desenlace, donde cada pieza termina casando y donde cada respuesta convenciendo.

Para terminar solo me queda dar las gracias a tres blogs amigos que han participado en esta lectura conjunta, Atalanta, Lecturina y Si fuesemos libros, con los que seguro que seguiré compartiendo emocionantes lecturas.


miércoles, 5 de julio de 2017

VIII Premio internacional relatos de mujeres viajeras 2016

Sinopsis:

Medio millar de viajeras acuden a la cita anual de Ediciones Casiopea.
Este nuevo libro ilustrado, fruto del VIII Premio Internacional de Literatura de Viajes, da voz a autoras anónimas que nos cuentan, mejor dicho, que comparten con nosotros sus aventuras viajeras, sus soledades, desventuras, anécdotas, descubrimientos y sorpresas.
Elegido Mejor libro de viajes en los EE.UU (Latino book Awards) entre miles de títulos recibidos de 18 países, ha sido valorado por las 200 personas que componen el jurado.



Opinión:

Como todos los años, la editorial Casiopea, celebra su concurso anual de relatos de mujeres viajeras. De entre más de los 500 recibidos, este año, han hecho una selección de 80, que se recogen en este nuevo recopilatorio y hay que reconocer que algunos de ellos son realmente buenos, de los que dejan huella.

80 relatos muy breves que consiguen entretener, incluso podría decir que algunos de ellos, consiguen transformarnos.
Nos hacen recapacitar, valorar, y ¿por qué no? incluso recuperar parte de esa humanidad que parece que vamos perdiendo día a día.
Relatos que aportan calidez y que nos arrancan esa desidia que nos invita a mirar hacia otro lado.
Por eso me gustan este tipo de libros, porque además de transportarnos a otros lugares sin necesidad de movernos del sillón, nos permiten observar, mirar con otros ojos y disfrutar con fragmentos de historias, aunque sean vividas por otros.
No siempre son historias alegres... pero tampoco son siempre historias tristes; son simplemente vivencias, y de ellas siempre se puede extraer alguna buena lección.
Narraciones subjetivas, por supuesto, pero no solo porque nos muestran lo que su autor quiere contar, sino también, porque cada uno de nosotros las interpretará a su manera.

Los relatos se encuentran repartidos en varias secciones:
Ganadores, Encuentros en el camino, paraísos, Reflexiones, Familia, A solas en el camino, Dando a los demás, Sorpresas en la ruta, Amores y desamores, Misceláneos.

Como siempre que os hablo de este tipo de compendio de relatos, os hago una relación de cuales son los que más me han gustado:
La puerta del viento, Luna roja, Diez minutos, Botas katiuskas, Cuando la niebla envuelve Praga, A una hora de avión, Las sonrisas de Diosjeno, Regalos de carretera...

Estas breves historias, seleccionadas, han tenido algo especial, algo que para mí las habría hecho merecedoras de estar entre los tres primeros.

También hay que agradecer de nuevo a la editorial Casiopea, el gusto a la hora de hacer la maquetación. Todos los años se supera, tanto en los contenidos como en esas imágenes que decoran el interior y que se funden con los textos.

Por último solo me queda recomendar este compendio de relatos tanto a los amantes de los viajes como a los que os gusta probar cosas nuevas.
Este tipo de obras que agrupan narraciones de temática tan diversa, aportan un soplo de aire fresco a nuestras clásicas lecturas. Nos sacan de la monotonía, y como digo un poco más arriba, siempre os aportarán algo gratificante.
Espero que os animéis...